Historia

Peto, es una villa mexicana perteneciente al Estado de Yucatán cuyo significado es “Corona de la Luna”, ubicado a 180 km de la ciudad de Mérida, capital del Estado, al sur del Yucatán. Comprendido entre los paralelos 19º 47’ y 20º 19’de latitud norte y los meridianos 88º 35’ y 88º 59’ de longitud oeste; posee una altura promedio de 35 msnm.

La cabecera del municipio lleva el mismo nombre, fue fundada en 1549. Después de la Conquista permaneció bajo el régimen de las encomiendas, entre las cuales se pueden mencionar la de Don Juan de Aguilar en 1552; Don Pedro Magaña y Pacheco en 1624; y la de Don Antonio Ayora y Porras en 1680. La evolución de esta población empieza en 1821 cuando Yucatán se declara independiente de la Corona Española.

AÑO ACONTECIMIENTOS
1825 Peto pasó a formar parte del partido de Beneficios Altos, con cabecera en Tihosuco.
1841 La población de Peto adquierió el título de Villa.
1900 Se inauguró la línea ferroviaria que daba servicio de Mérida a Peto.
1914 El 28 de abril la Villa de Peto se elevó a la categoría de ciudad por decreto.
1922 El 30 de diciembre se derogó el decreto que concedió el título de Villa a Peto y queda como Pueblo. Este decreto, al parecer no tuvo vigencia, toda vez que en los censos de esa época figura como Villa.
1930 Peto fue considerado un importante centro recolector de resina de chicozapote y es importante durante el auge chiclero.

Esta comunidad cuenta con una larga historia. Fue una comunidad chiclera, donde era exportado el chicle a otros lugares, en su tiempo fue un lugar con dinero y era visto con buenos ojos, aún a pesar de su lejanía con la capital del estado. Su crecimiento se debió a la bonanza que permitió la explotación chiclera a partir de la resina del chico zapote. Se llegó a exportar los productos al país y otras zonas.
Se creó la vía de ferrocarril Peto – Mérida con el cual se llevaba los productos a la capital del estado. Incluso después del agotamiento de la industria chiclera natural, Peto siguió utilizando esta vía de comunicación que, con el tiempo, cayó en desuso.

Al ocaso de la industria del chicle la población cayó en una crisis económica. Algunos agricultores empezaron a trabajar en Santa Rosa, una hacienda cuyos productos fueron teniendo popularidad, incluso se creó un aeropuerto de donde se transportaban las frutas a diversas partes de los Estados Unidos y México. Peto prosperó tanto económicamente, como en número de habitantes. Incluso fue nombrado “la huerta del Estado” cuyo popularidad era notoria entre los municipios del sur de Yucatán. Más tarde el título de huerta fue perdido, y también se perdió el título de ciudad y volvió a villa.